Una tarde en Malasaña

Por | 3 mayo, 2014 | 0 comentarios

MalasañaUno de los barrios con más sabor de Madrid, cuna de esos modernos de nuevo cuño, los hípsters, reconocibles por sus barbas de gran tamaño y camisas de cuadros con todos los botones abrochados. Un oasis de calles estrechas y bares y tiendas con encanto en pleno centro de Madrid que debe su madre a la heroína del Dos de Mayo, Manuela Malasaña, que murió en aquel fatídico día, como también lo hicieron Daoiz, Velarde o Ruiz, cada uno con su correspondiente calle.

Se puede comenzar la ruta en dicha calle, Manuela Malasaña, empezando por ejemplo en el café Comercial de la glorieta de Bilbao, uno de esos cafés con solera que ha albergado tertulias literarias en las últimas décadas. De ahí, enfilamos esta calle, una de las que más variedad de restaurantes por metro cuadrado ofrece en toda Madrid, con una oferta que comprende desde locales mexicanos, a etíopes, pasando por tailandeses.

Lo mejor, recorrerla de un extremo a otro y elegir uno para la posterior cena. Porque a este barrio conviene ir por la tarde, cuando parece que la actividad remonta, tras unas mañanas tan apacibles que no parecen de una gran ciudad.

Tiendas de segunda mano, de discos, librerías, cafés con encanto, salas de exposiciones… Este barrio ofrece numerosos atractivos, entre los que destaca esa rica oferta gastronómica de la que la calle Manuela Malasaña es buen símbolo. Porque también tenemos las galettes (variante bretona de la crepe) en Breizh, los blinis rusos de Las Noches de Moscú y, por supuesto, los locales japoneses de sushi que no podían faltar, como el Banzai de la calle Espíritu Santo.

En la parte más cercana a Gran Vía, junto al límite ‘fronterizo’ de la calle Fuencarral, que se abre a Chueca, se encuentra una zona rebautizada como Triball con el objetivo de impulsar su actividad comercial algo en horas bajas. Así, calles como Ballesta, Valverde o el Barco cuenta ahora con una serie de locales modernos, tanto bares (El café de la Luz, Martínez) como tiendas de ropa, que se pueden consultar en la web que tienen habilitada.

Y muy cerquita, la corredera Baja de San Pablo, una especie de Brooklyn en pequeñito en el centro de Madrid, con locales de corte neoyorquino como el Kikekeller y otros muchos, surgidos al calor del emblemático teatro Lara.

Malasaña es uno de los lugares de ocio joven más populares de Madrid y bien merece una visita. Pero no por ello puedes dejar de conocer también las actividades que organizamos en nuestro alojamiento internacional y que hacen de la Posada de Huertas uno de los albergues más divertidos de Madrid: ruta de bares, ruta de tapas o fiesta de la paella son algunas de las opciones de ocio que te ofrecemos si te alojas con nosotros (encima con precios baratísimos).

Foto: Zaqarbal via Wikimedia Commons. Licencia CC Attribution-Share Alike 3.0 Spain.

Categorías: Madrid Cultura, Madrid Gastronomía, Madrid Guías, Madrid Noche, Madrid Turismo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*