Pon a prueba tu inteligencia con una prueba de escape

Por | 28 octubre, 2015 | 0 comentarios

Rombo CodeLas formas de ocio evolucionan de maneras cada vez más imprevisibles. Lo último son las salas de escape donde a través de distintas pruebas de ingenio el participante tiene que lograr encontrar la salida en un tiempo determinado. Como en The Rombo Code, que en su web se anuncian como una “sociedad secreta perpetuada a lo largo de siglos”, cuyos secretos están en manos equivocadas. Ideales si vienes a disfrutar de nuestro alojamiento para grupos en Madrid.

El participante tiene 60 minutos para lograr esa misión. Para entenderlo, lo mejor es probar. Quienes lo han hecho aseguran que se trata de una experiencia muy divertida en la que se pone a prueba la inteligencia colectiva. No hace falta haber probado haberlo probado antes para lograr los retos que se proponen es un plan muy adecuado para hacer con tu grupo de amigos. Tienes tres opciones: ‘El misterio del capítulo 43’, ‘La fuga de Casanova’ o ‘La fuga de Casanova Rombate’. El precio varía en función del número de participantes que acudan juntos; desde los 48 euros que cuesta la pareja a los 69 de los cinco jugadores. Infórmate en su página web y decídete por uno de los tres estimulantes juegos.

Otra opción interesante es Exit Game, cuyo juego consiste en encontrar una llave usando para ello toda la lógica, el ingenio y tus habilidades para entender y descifrar las distintas pistas que se te van ofreciendo. Presumen de ser la salas de juegos de escape “número uno” en Madrid y lo cierto es que sus propuestas son diferentes y muy bien ambientadas. Como la de ‘El marchante de arte’, en la que el participante tiene que encontrar pistas que inculpen al coleccionista de cuadros o, por el contrario, probar su inocencia. También hay 60 minutos para lograrlo.

Los precios son parecidos a los de The Rombo Code, de 22 euros por persona a 15 por persona en función de los grupos que se formen. De las tres misiones, la de la ‘Guerra fría – Agente doble’, ambientada en los años setenta, es la que más dificultad presenta. En pleno barrio de Chamberí, a tres minutos de Alonso Martínez, hay pocas excusas para no probarlo. Puedes hacer la reserva directamente en la web.

Categorías: Madrid Turismo

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*