Pastelerías por Navidad

Por | 3 diciembre, 2017 | 0 comentarios

Estos días apetece especialmente una buena ración de azúcar en vena. Como los tradicionales chocolates con churros de la chocolatería San Ginés o, menos conocida pero igual de tradicional es Los Artesanos, que llevan desde 1902 ofreciendo desayunos y meriendas. Ambos se encuentran a escasos metros de distancia, cercanos a la calle del Arenal, y cerca también de otras dos pastelerías míticas y entrañables. Como La Mallorquina, ya en la Puerta del Sol, con sus camareros ataviados al estilo tradicional y un ambiente de pastelería como de los años cincuenta, ideal para tomar algo o para llevarse algunos de sus preciados dulces. Los cacaos de Sampaka, a la taza o en tableta, tampoco están nada mal, en un concepto más moderno.

Lo mismo sucede con la confitería El Riojano, fundada nada menos que en 1855 por el pastelero personal, dice la historia, de la reina María Cristina, segunda esposa de Alfonso XII. Una monarca que nació en 1858, por lo que habrá que entender que el citado pastelero (de origen riojano, de ahí el nombre) la fundó tiempo antes de entrar a trabajar para la Corona. Debates para comentar junto a una bandera de sus estupendos pastelitos.

En otro punto de la ciudad (c/ Ortega y Gasset, 44), se encuentra una pastelería bien golosa de las que ha abierto el famoso repostero Oriol Balaguer catalán. Con un estilo moderno y sobrio, ofrece unos pasteles que podríamos llamar de diseño que resultan menos caros de lo que uno pensaría. Date un capricho y experimenta una experiencia dulce de lujo.

Como también vivirás un momento emocionante en La Duquesita, la delicadeza hecha pastelería. Uno diría que está en Viena, pero en una Viena nada empalagosa, con esos pasteles tan atractivos como sobrios, y la oferta de turrones para estas fiestas. Abierta allá por 1914, es un local que consigue como nadie combinar eso de la tradición y la modernidad. De hecho, es gracias al citado Balaguer que sus puertas siguen abiertas, tras la jubilación de sus dueños. Abiertas y renovadas. Comprúebalo tú mismo. En calle Fernando VI, en la zona de Alonso Martínez.

El dulce es vida

Categorías: Madrid Gastronomía

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*